Atención Psicológica a la Salud de niños, niñas y adolescentes

facebook twitter google
cab cab cab
castellano Castellano

MIEDOS INFANTILES


¿Qué son los miedos?

No tenemos que olvidar que los miedos son una reacción normal y adaptativa ante estímulos que implican peligro o amenaza, real o imaginaria.

Tienen una función adaptativa: cómo enfrentarse de forma adecuada a situaciones difíciles y amenazantes. 

Se manifiesta a 3 niveles:

-      Conductas (escapar, gritar)

-      Sentimientos y pensamientos (ira, agresividad, pensamientos irreales)

-      Cambios fisiológicos (sudoración, taquicardia, temblores)

Lo que es cierto es que, en muchos casos, es un “miedo aprendido”: la respuesta de miedo es innita, pero se realiza por imitación de un comportamiento de temor visto en los demás, así el niño aprende a ser miedoso. Y se mantiene a lo largo del tiempo por el recuerdo de las situaciones temidas y sus consecuencias.

 

Los miedos infantiles

Los niños y niñas, a lo largo de su desarrollo, experimentan numerosos miedos.  La mayoría son pasajeros, persistiendo más o menos en el tiempo.  Pero otros aparecen o desaparecen a lo largo de las etapas evolutivas del niño.


Además, tenemos que tener en cuenta que los miedos, sin proponérselo los niños ni los padres y madres, proporcionan unas ciertas ventajas:

-       Mayor atención.

-       Evitar enfrentarse a la situación temida o desagradable.

Miedos evolutivos:

0-2 años:

  • Ruidos fuertes, extraños, separación de los padres, heridas, animales y oscuridad.

 3-5 años:

  • Miedos que disminuyen: pérdida del soporte y extraños.

  • Miedos que se mantienen: ruidos muy fuertes y no habituales, separación de los padres, animales y oscuridad.

  • Miedos que aumentan: daño físico y personas disfrazadas.

6-8 años:

  • Miedos que disminuyen: ruidos fuertes y personas disfrazadas.

  • Miedos que se mantienen: separación de los padres, animales, oscuridad y daño físico.

  • Miedos que aumentan: seres imaginarios (brujas, fantasmas, extraterrestres, etcétera), tormentas, soledad y escuela.

9-12 años:

  • Miedos que disminuyen: separación de los padres, oscuridad, seres imaginarios y soledad.

  • Miedos que se mantienen: animales, daño físico y tormentas.

  • Miedos que aumentan: escuela (exámenes, suspensos), aspecto físico, relaciones sociales y muerte. 

13-18 años:

  • Miedos que disminuyen: tormentas.


  • Miedos que se mantienen: animales y daño físico.


  • Miedos que aumentan: escuela, aspecto físico, relaciones sociales y muerte.

¿Cuándo los miedos se convierten en un problema?

Cuando la reacción del niño es exagerada y desproporcionada ante una situación y trata de evitarla por todos los medios, impidiéndole llevar una vida normal.  También tenemos que tener en cuenta si el tipo de miedo corresponde o no a su edad evolutiva y si tiene una persistencia superior a los 6 meses.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos?

  • Es importante el papel del adulto en la resolución de estos conflictos.  Educar positivamente con elogios e incentivos, no amenazas y coacciones.
  • Hay que restar importancia a las reacciones de miedo para irlas debilitando.
  • No enseñar formas de evitar las situaciones conflictivas, puede agravar el problema.

“NO ES VALIENTE QUIEN NO TIENE MIEDO, SINO EL QUE TENIÉNDOLO, SIGUE ADELANTE”

Para ayudar a los niños y niñas a superar los miedos:

-      Evitar la palabra miedo en conversaciones delante del niño.

-      Intentar que el niño realice alguna actividad incompatible con el miedo.

-      Si tiene que enfrentarse que sea de forma gradual.  Cada paso se debe reforzar motivándolo a seguir.

-      Evitar la sobreprotección: aumenta el miedo. 

-     Hay que dejar el espacio necesario para que el niño exprese sus preocupaciones y miedos. Cuando el miedo se manifieste, es importante que habléis sobre ello: escucha al niño con atención y transmítele confianza, tranquilidad, afecto y seguridad.

-      Explícale que, a veces, tú también tienes miedo. Compartir esta experiencia con el niño le ayudará a entender que es una emoción que todo el mundo siente en ciertas situaciones de la vida.

-      Puedes dibujar un termómetro (graduado del 1 al 10) que mida «grados de miedo». Pon ejemplos de situaciones que provoquen miedo en el niño y marca en el termómetro los «grados de miedo» correspondientes a cada caso.

-      Es muy útil hacer una lista de situaciones y seres que den miedo al pequeño. Luego, es interesante separar las situaciones reales (oscuridad, truenos, perros, separación de los padres, gritos, muerte, etc.) de las irreales (monstruos, brujas, fantasmas, vampiros, etc.).

-      Una actividad es buscar fotografías o hacer dibujos de las situaciones y seres que den miedo al niño y ponerlos en una caja o en una bolsa.

Y sobretodo, no debemos:

-      Manifestar los miedos delante del niño.

-      Amenazarles con brujas ni personajes maléficos.  El recurso del miedo es una práctica educativa inadecuada.

-      No burlarnos de ellos, ya que aumenta el miedo por el sentimiento de frustración.

 

En la mayoría de los casos estos miedos remitirán.  Si no es así, o piensas que necesitas ayuda de un profesional para resolver tus dudas, consulta sin problemas.

Os recomiendo el libro 'El niño miedoso' (Pirámide) de Francisco Xavier MéndezManual sobre el origen de los temores cotidianos de los más pequeños que incluye una guía orientativa para las familias.; de donde surge parte de esta información.

Y también muy recomendable visitar la página web http://www.fluff.es y sus muñecos que nos ayudan a superar los miedos y terrores nocturnos.


Si todavía continuas con preguntas, no lo dudes más y haz tu CONSULTA GRATUITA a "PSIdudas, consulta"